¿Cómo veré luego del transplante?

Una vez realizada la operación, la visión inicialmente puede no ser muy buena debido a las tracciones de los puntos sobre la córnea. Estos puntos se irán retirando de forma paulatina desde el cuarto mes hasta el año.
Durante este período de visión regular la misma se puede mejorar con el uso de anteojos o lentes de contacto.


¿Qué complicaciones pueden presentarse?

Como cualquier procedimiento quirúrgico, el transplante de córnea no está exento de riesgos. Aunque en pequeño porcentaje, pueden surgir infecciones, hemorragias, problemas derivados de la anestesia, etc. El rechazo al transplante es también una complicación temida en este tipo de operación.

Con respecto al riesgo de vida, en el momento de la operación es prácticamente nulo. Esto se debe al tipo de anestesia y al monitoreo permanente por parte del anestesiólogo.

¿Es posible presentar un rechazo del órgano transplantado?

Afortunadamente, como dijimos, la córnea es un tejido avascular, y esto hace que haya menos posiobilidad de rechazo. Aún así, siempre existe la posibilidad latente de rechazar la córnea del donante. Esta probabilidad es mayor durante el primer año y va decreciendo durante los años siguientes.

Es importante saber que el rechazo puede existir hasta muchos años después del transplante, por lo cual es fundamental que usted conozca los signos y síntomas de rechazo del injerto:

  Excesiva sensibilidad ocular a la luz

  Dolor

  Enrojecimiento anormal

  Disminución de la visión

Cualquiera de estos síntomas deben ser informados de inmediato a su oftalmólogo. Una vez se confirma la existencia del rechazo del transplante, su médico le administrará un tratamiento farmacológico con el fin de controlarlo.

Si ocurre un rechazo total la cirugía puede repetirse.


Cuidados en el post-operatorio

El trasplante de córnea se realiza de forma ambulatoria, el paciente debe estar acompañado el día de la cirugía para que pueda regresar a casa.

Una vez realizada la operación, el paciente debe llevar un parche ocular por las noches, de igual forma, es conveniente el uso de gafas o protectores oculares hasta que la herida sane.

Debe seguir las siguientes recomendaciones:

  Utilizar las gotas según las indicaciones del doctor.

  Tenga cuidado de no ejercer presión sobre el ojo transplantado.

  Utilice analgésicos según su fórmula médica

  No realizar ejercicio físico

Su médico decidirá cuándo podrán removerse los puntos de la sutura dependiendo del grado de cicatrización. Usualmente, éstos son removidos luego de varios meses después de la cirugía (a partir de los 9 a 12 meses aproximadamente).


¿En qué consiste la técnica quirúrgica?

La mayoría de los trasplantes de córnea son de tipo ambulatorio y se realizan bajo anestesia local, lo que significa que el paciente está despierto mientras que una inyección anestesia el ojo por completo.

Los tejidos para trasplante de córnea se toman de los donantes poco después de su muerte con el consentimiento de sus parientes más cercanos.

El término Queratoplastia se refiere al transplante o injerto corneal, es decir, el tejido corneal enfermo es sustituido por un tejido donante. El injerto puede ser de grosor parcial y se denomina transplante de córnea lamelar o parcial, o puede ser un transplante de córnea total o queratoplastia penetrante.

El procedimiento consiste en remover un disco central de la córnea enferma y reemplazarlo por otro de tamaño similar de una córnea normal proveniente de un ojo de un donante.

Un instrumento denominado trépano se utiliza para remover la parte central de la córnea defectuosa y para cortar una sección similar en la córnea donante. La sección obtenida de la córnea donante se fija y sutura en el ojo receptor.

Si existe catarata se puede remover el cristalino y reemplazarlo con una lente intraocular en el mismo acto o realizarlo luego, en un segundo tiempo.

La córnea donante debe fijarse en posición con puntos de nylon muy delgado.


Expectativas después de la cirugía

El éxito de la cirugía es la suma del cuidado y atención tanto del paciente como del oftalmólogo.

En términos generales los resultados dependen fundamentalmente del daño corneal que presenta el paciente. Si el daño es central y las orillas de la córnea están sanas, el resultado deberá ser muy superior al obtenido en casos con grandes lesiones corneales, ya que en estos últimos el injerto deberá sostenerse en dichos tejidos.

La recuperación visual total puede tomar hasta un año y la mayoría de los pacientes cuyo trasplante es exitoso disfrutan de una visión óptima por muchos años o incluso por el resto de su vida.

Se debe consultar al médico si presenta signos de rechazo del transplante.



 


Dr. Carlos O. Contreras A. Oftalmólogo